La mocaorà: el dulce de los enamorados

En Valencia tenemos nuestro propio día de los enamorados, el 9 de Octubre, día de Sant Donís.

Una antigua tradición que comienza con la entrada del rey D. Jaime a nuestra ciudad, en 1238. 

Aunque tradicionalmente el 14 de febrero es el día de los enamorados, los valencianos tenemos otra fecha marcada en el calendario para celebrar nuestro amor. Es el 9 de Octubre, día de Sant Donís, Día de la Comunitat Valenciana. Es el momento de buscar en las pastelerías y confiterías nuestra mocaorà, que regalaremos a la persona amada. Pero, ¿por qué regalamos un pañuelo lleno de frutitas de mazapán y su piuleta i tronaor?

 

El 9 de Octubre se celebra el día de la Comunidad Valenciana. Conmemoramos la entrada triunfal de Jaime I el Conquistador en la ciudad de Valencia en 1.238, después de expulsar a la población musulmana de tierras valencianas.

A partir del primer centenario se celebró la efeméride con una procesión al Monasterio de San Vicente Mártir de la Roqueta. En esta romería,  los hombres cargaban con pañuelos de fardo que contenían frutas y hortalizas, rememorando las que fueron entregadas por los musulmanes vencidos a la nueva reina Doña Violante, esposa de Jaime I, como referencia a la fertilidad de la huerta valenciana.

Los orígenes de las frutitas de mazapán que regalamos en la mocaorà se encuentran, por tanto, en este primer regalo.  El hecho de que vayan dentro del mocaor viene dado por las romerías nocturnas que se realizaban el 9 de octubre en las primeras épocas de la festividad, comenzando en el siglo XIV, creando así la primera mocaorà.
Poco a poco, esta tradición también caló en el gremio de los pasteleros, creando unas golosinas que recordaban a los frutos del campo y que se llevaban también en los pañuelos de estas romerías.

 

Ya entrado el siglo XV, la fiesta adquirió nuevos caracteres, se conservó la parte religiosa y comenzaron las expresiones de ruido por medios pirotécnicos (piulets y tronadors). Caló tan profundamente esta manera de celebrar las tradiciones, que incluso los diputados de la “Generalitat”, en determinada ocasión, hicieron disparar desde el palacio foral más de 13.000 cohetes.

Todo continuó del mismo modo hasta la Guerra de Sucesión (comienzos del siglo XVIII).

La disputada Batalla de Almansa acabó con el triunfo del rey Felipe V y toda España quedó bajo la jurisdicción de Castilla, perdiéndose los Fueros Valencianos.

Al impuesto rey le molestaban las celebraciones históricas y suprimió una serie de fiestas valencianas, siendo una de ellas la famosa Sant Donìs del 9 de octubre.

Quedaba por tanto terminantemente prohibido disparar los artilugios pirotécnicos.

 

Pero el ingenio y agudeza de los valencianos hizo un quiebro a la prohibición. El gremio de pasteleros reprodujo los artefactos de pólvora con unos dulces similares de mazapán. Son los llamados piuleta i tronador (nomenclatura que también tiene una connotación sexual muy presente).

Piula o piuleta (petardo pequeño en español) es, también, una forma vulgar de nombrar al pene en valenciano (sobre todo si es pequeño) y lo representaron en forma de lazo; el tronador, es un petardo más grande muy ruidoso (trueno en lenguaje pirotécnico castellano) y tiene forma fálica.

 

A las otras golosinas, que recordaban los frutos del campo y a la fertilidad de la Huerta de Valencia, como  las hortalizas que los moros regalaron a la reina Doña Violante y también se hacían con pasta de almendras y azúcar cocidas al horno y que los antepasados consumían en la antiquísima romería de Sant Vicent de la Roqueta, se sumaron estos nuevos dulces. Así nació entre los valencianos otra costumbre para conmemorar tan señalada jornada.

 

La prohibición hizo dulce la celebración y así la tradición de regalar a las madres y mujeres esos presentes con un pañuelo (mocaor en valenciano) en el que se envuelven esos dulces, se convirtió en tradicional.
Ya desde los comienzos, todo junto, dulces y pañuelo, constituía el regalo para la mujer amada.
Poco a poco, el pañuelo dio nombre a la festividad.
Os invitamos a que degustéis con nosotros este dulce y romántico día! ♥

Masus Castro

Valencia Camper Park

 

 

Lascia un commento

Enviar WhatsApp
Necesitas ayuda?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte? Envíanos un mensaje por WhatsApp y te responderemos tan pronto podamos.